Los nuevos ministros de Uribe

El presidente Uribe comenzó a hacer los nombramientos de su nuevo gabinete, buscando, como siempre en estos casos, que este refleje la correlación de fuerzas existente dentro de la coalición que ganó las elecciones. Los primeros nombres dados a conocer muestran que Uribe busca que responsabilidades claves del gobierno recaigan directamente sobre personalidades de esos partidos.

Habrá más pesos pesados en este gabinete que en el anterior, lo cual tiene ventajas y desventajas para el gobierno. La principal ventaja es que el presidente no tendrá intermediarios en su relación con los grupos políticos, sino que la relación será directa a través de los propios jefes políticos con asiento en el gobierno.

En teoría esto le facilitará al presidente el trámite de proyectos claves en el Congreso y le pondría orden a la relación entre el gobierno y sus socios políticos. La desventaja principal es para el presidente, que ahora tendrá sentados en el Consejo de Ministros a jefes políticos con votos y agendas propias, lo que no había ocurrido durante el anterior cuatrienio. Ese será un nuevo desafío para un presidente omnipresente, orientado a los detalles y acostumbrado a tener una relación poco deliberativa con su gabinete.

Juan Manuel Santos, Ministro de Defensa. Es un presidenciable con amplia experiencia política y administrativa, y hasta la fecha aliado incondicional de Uribe. Es la primera vez desde 1991 (cuando se reinició la costumbre de nombrar ministros de defensa civiles) que llega a esta cartera un ministro que se encuentra en fila por la presidencia. Veremos si sus propios intereses políticos y su necesidad de proyectarse públicamente se compaginan con la necesidad de discreción propia de las funciones de este cargo.

Su experiencia como Ministro de Hacienda, sumada a su papel de coordinador del Partido de la U, le serán de gran utilidad al gobierno para buscar los nuevos recursos que las Fuerzas Armadas necesitan con urgencia. Su conocida posición con respecto al gobierno de Venezuela será un obstáculo en la coordinación de temas de seguridad y defensa con el vecino país. Se refuerza el poder político de la familia Santos dentro del gobierno  y la representación de la dirigencia bogotana.

Carlos Holguín, Ministro de Interior. Su nombramiento demuestra una vez más que "el que persevera alcanza". Su estrategia de apoyo a Uribe, como presidente del Partido Conservador, le generó resistencias dentro de su propio partido hace cuatro años, las que se disiparon definitivamente con el nombramiento de Andrés Pastrana como Embajador ante la Casa Blanca. No parece que sea la persona que va a lograr un manejo sustancialmente mejor del Congreso frente a Sabas Pretelt, aunque como ya se mencionó, ahora ese tema se manejará directamente desde el Consejo de Ministros. Holguín prácticamente culmina con este cargo su carrera política, de donde probablemente saldrá a alguna embajada. Con su nombramiento se refuerza la presencia del Partido Conservador dentro del gobierno.

Juan Lozano, Ministro de Ambiente y Vivienda. Entra al gobierno como representante de Cambio Radical, sin ser la máxima figura de dicho partido. Deja en remojo su aspiración de llegar a la Alcaldía de Bogotá. Ha sido un leal galanista, gavirista y uribista. Entra a un ministerio de bajo perfil. Es considerado un "yes man" y forma parte del circulo cercano del presidente.

Los próximos nombramientos se conocerán en el transcurso de las próximas semanas. Veremos si en ellos hay cooptación de liberales oficialistas y si se consigue el difícil balance entre los perfiles políticos y técnicos, la representación regional y de género, y la cuota propiamente uribista.

 

What did you think of this article?




Trackbacks
  • No trackbacks exist for this post.
Comments
Page: 1 of 1
Page: 1 of 1
Leave a comment

Submitted comments are subject to moderation before being displayed.

 Name (required)

 Email (will not be published) (required)

Your comment is 0 characters limited to 3000 characters.